Libera tu mente

Libera tu mente

Seguro que te ha pasado. Vas por la calle o te encuentras en algún sitio tranquilamente, a tu bola, a tu rollo, en tus cosicas, y de repente alguien te toca un hombro o dice tu nombre en voz alta.

Así, con efusividad, con regocijo, como de quien ha visto a una persona que le apetecía mucho ver y que quiere achuchar (o «apapachar» como dicen por tierras latinas, que me encanta esa palabra, la voy a adoptar 😍).

Te giras esperando ver una cara conocida.

Y hete aquí que la miras y no tienes ni puñetera idea de quién es. Pero ni sonarte oye 😳

Respondes al abrazo, a los dos besos y a la sonrisa con la misma alegría por supuesto, mientras tu cabeza marcha a la velocidad del AVE intentando reconocer a esa amable personita que tan contenta se ha puesto de verte.

Si tienes suerte, es ella la que inicia la conversación, a la que tú vas contestando con monosílabos rezando porque en algún momento diga algo que te de la clave definitiva para decir: «¡Aaaaahhhhh! ¡Lo tengo!»

¡Qué alegría!, ¿qué tal estás?

Muy bien ¿ y tú

Pues ahora ya mejor hija.

Y tú en plan, ¿mejor de qué???? ¿un divorcio? ¿una enfermedad? ¿un huracán? 😟

Me alegro mucho.

Sí la verdad, menos mal que al final todo salió bien.

Mecaguen tó! Que no me da pistas la jodía ¿eh?

Gracias a tu marido que se ofreció a cambiarle las vacaciones al mío y así pudo estar en el hospital.

¡Acabáramos!

Tus músculos por fin se relajan, la tensión del momento desaparece y vuelves a respirar por fin.

La Tere. Claro. La mujer de Paco. El compañero de trabajo de tu marido. Que la has visto un par de veces en tu vida pero por lo visto la moza está muy agradecida. Y te tiene más fichada que tú a ella, está claro.

Uff, qué mal rato a lo tonto oye.

Porque te preocupa quedar fatal con esa persona y parecer una desaboría, una siesa. Con lo simpática que eres de normal.

Pero es que a veces es inevitable. Que nuestro disco duro mental está tan a tope que el antivirus de vez en cuando hace limpieza sin preguntar, mandando a la papelera cualquier archivo susceptible de importarnos lo que viene siendo poco.

Y en momentos como el que he relatado le damos como locos a restaurar!!!, restaurar!!!!!, restauraaaaaaaaarrrrr!!!!!, a ver si el documento vuelve a su sitio y nos salva la papeleta.

(Te ha gustado el símil informático eh?. Qué bien hilado…de vez en cuando tengo destellos de genialidad 😂😂😂)

En definitiva, que a veces no damos abasto, que acumulamos demasiada información en la cabeza y mucha de ella es basura (no me refiero a esa bellísima persona que te saluda efusivamente ¿eh?).

Porque no solo de comida vive el hombre….comida del tipo huevos fritos con jamón o solomillo a la pimienta me refiero.

Que todo lo que escuchamos, vemos o sentimos también es alimento para nuestro cuerpo y para nuestra salud física y emocional.

Y si lo que oyes habitualmente no son más que desgracias (véase las noticias), quejas (las de tu madre, tu pareja, tu amigo el aguafiestas, tu compañero el cenizo) o lamentos (qué mal está el país, que si la juventud, que si el trabajo, que si el susuncorda***…..), pues todo eso pá dentro que va también, intoxicándote.

Y si unes todo lo que tú piensas respecto a todo eso…pues lo raro es que no salga un mensaje en rojo y parpadeando que diga:

«Este ser humano se autodestruirá en 3,2,1…»

Aunque pensándolo bien quizás sería la mejor manera de avisarnos de que algo marcha mal, y así ponerle remedio antes de que la bomba explote.

Porque explota, ¿lo sabes no?. Que el cuerpo es sabio y nos avisa, hasta que enferma de verdad.

Y los pensamientos negativos, las emociones reprimidas que no sabemos gestionar, el sufrimiento innecesario que nos buscamos solitos al final pasan factura.

Y con IVA!!!!

Siempre es buen momento para empezar a liberar disco duro y hacer limpieza…¡aunque eso suponga despeinarse! 😜

¡Feliz día!

***Tengo que hacer un matiz al respecto del tal SUSUNCORDA. Mi hermano y yo lo hemos oído nombrar toda la vida en boca de mi madre. Ni repajolera idea de quién es el susodicho. Si alguien lo conoce nos lo presente, que nos dará alegría conocerlo por fin hombre, que es como de la familia***

PD: Si te apetece comentar algo me encantará leerlo! 😀

Últimos Posts

16 Comments Hide Comments

¡Hola! No conocía tu blog (pecado mortal, por cierto) pero ya le he puesto remedio, ¡ya te sigo! Esto me ha pasado millones de veces, pues tengo una memoria para las caras realmente mala y soy súper despistada, así que es muy fácil que me olvide de los nombres de la gente o de sus caras… y se pasa realmente mal, porque te preguntan cosas y tú nunca sabes qué responder.

Pero bueno, ¡son cosas de vivir en sociedad! ¡Un besito y hasta la próxima entrada! Mo-

Hola! Pues muchísimas gracias por haber dejado de pecar jajaja. Yo también te he seguido ya en tu blog 😉

La verdad es que una situación de agobio no saber quién es la persona pero hay cosas peores…a mí me ha tocado decir al final, "mira perdona, sé que te conozco pero ahora mismo no caigo de qué".

Ahora, que al contrario también me ha pasado eh?. Y ver esa cara de "quién narices es esta tía" y darme cuenta y decirle "no sabes quién soy verdad??", jajaja. Eso alivia al que tienes enfrente…

Un beso!!!

Me gusta eso de resetear y porque no reinventarse. Cuando se vacía la basura en el disco duro, queda mucho más espacio para dar la bienvenida a lo nuevo. Gracias guapa por innovar siempre. 😍😍

Jajajajaja, tienes una gran facilidad de escritura y tu relato engancha.
Enhorabuena
P.D. "Sursum corda", expresión latina que significa "arriba el corazón", en la misa se tradujo como "levantemos el corazón".
Popularmente nació el sustantivo "sursuncorda" término que hace alusión a un "supuesto personaje anónimo muy importante", y se utiliza en frases como: "de aquí no me va a mover ni el sursuncorda".

Vayaaaa gracias por la explicación ajajajaj. Son de esas cosas que no sabes si se ha inventado tu madre o existen de verdad….
Gracias por tu comentario!

ostras!! a mi me pasa muchas veces eso, pero además tengo que añadir que la gente nos encuentra mucho parecido a mi hermana y a mí.
Con lo que, si la persona en cuestión hace mucho mucho que no ve a mi hermana (porque por norma general es a ella a quien creen que saludan), se muestran muy efusivos al encontrarse conmigo.

Yo hace años que dejé de disimular, antes saludaba igualmente, ahora ya….. me he vuelto rebelde jajajajaja

Un beso!

Jajajaj pues me parece muy bien que no disimules ya, imagino que no les dejarás ni terminar y dirás: "No soy mi hermana" jajaja. Así cortas por lo sano di que sí 😉

jaja!!! me ENCANTA😍😍😍😍😍😍😍😍Que arte y madre mia 100×100 comparto contigo todo…y tú sentido del humor….ole y ole…que buena eres ….te quiero milll🤗🤗🤗🤗

Jajaja, si es que me parto contigo, ¡eres genial!!! Me encanta despeinarme leyéndote porque siempre me sacas sonrisas (a veces carcajadas de las sonoras, oye) Cierto que deberíamos de vez en cuando respetar el disco duro, hacer limpieza de archivos corruptos o dañinos sobre todo
Besos

Escribe tu comentario