¡Tierra, trágame!

¡Tierra, trágame!

Seguro que a lo largo de tu vida has tenido más de una situación de ¡tierra, trágame! Pues yo también, como todo bicho viviente vaya.

Concretamente a mí me pasó con una frase que había criticado más de una vez y que en la vida habría imaginado que yo pudiera pronunciar.

Me encontré con un amigo que iba con su mujer y su niña en una tienda de muebles de esas que te dan la bienvenida a la república independiente de su casa… (Efectivamente, IKEA 😜).

Nos pusimos a conversar y, en un momento determinado, mi cabeza debió hacer cortocircuito y de repente me vi a mí misma desde fuera, como si mi boca fuera por su cuenta y mi mente no pudiera controlarla, diciendo aquello de:

«¿Estás embarazada otra vez?»

Sí lo has adivinado. La respuesta fue NO. Noté como un calor abrasador subía por mi cuerpo hasta los pelos de la cabeza y en ese momento no sabía dónde meterme.

Amigas mías han sufrido en propias carnes ese comentario tan inapropiado y siempre he defendido que a mí jamás me pasaría eso porque, ante la duda, me callo.

Una de esas amigas lo ha vivido varias veces de hecho y su contestación suele ser:

«No, no estoy embarazada, solo estoy gorda»

En mi caso la mujer de mi amigo se limitó a reír al ver mi apuro, mi cara como un tomate y mis disculpas sin fin. Pero el mal rato no me lo quitó nadie.

Y es que nunca puedes decir de este agua no beberé y este cura no es mi padre, porque el escupitajo te cae del cielo.

Se me ocurren ahora mismo así, a bote pronto, un par de situaciones más en las que los super poderes de la invisibilidad o de teletransporte serían realmente bienvenidos.

Retomando mi post anterior, Antes muerta que sencilla,  no puedo pasar sin hacer alusión al momentazo de:

«yomedesabrochoelbotóndelpantalónahoraquenomevenadie»

Práctica habitual no solo en cenas y eventos varios que impliquen comida de por medio, sino también en viajes en coche de mediana o larga distancia. Esos en los que vas de copiloto y te despeinas, te pones cómoda, te descalzas, te desabrochas el botón del pantalón e incluso el sujetador. Y vas más a gusto que un arbusto.

Pero ¡ay amiga! Ahora se os ocurre parar a tomar algo y aprovechar para mingitar (qué fisna ¿eh?, escribir la palabra «mear» me parecía soez pero si lo pongo entre paréntesis es como que no ofende tanto 😂😂😂)

Y sales con todo aquello al libre albedrío, colgandero y a su aire. Y te das cuenta cuando ya estás fuera del coche. Y te entra de tó, porque ahora tienes que volver a poner cada cosa en su sitio sin que se note demasiado.

Así que vuelves a entrar en el coche y disimulando como si buscaras algo en un lugar recóndito de la guantera abrochas todo lo abrochable. Y vuelves a salir toda digna como si allí no hubiera pasado nada.

Y mientras estás pensando cuantos millones de personas se han podido dar cuenta de tamaño despiste. Y te juras que no te volverá a pasar. Ejem, ejem.

¿Y qué me dices de los peligros de un teléfono mal colgado?

Ese momento en la oficina en el que terminas la conversación con un cliente y cuelgas diciendo:

«Este tío es gilipollas»

Y sí, el gilipollas sigue ahí. Al otro lado. Porque tu boca ha sido más rápida que tu mano colgando el auricular. Y por supuesto lo ha oído, y a ti te dan ganas de meterte debajo de la mesa, montar una tienda de campaña con un kit de supervivencia y no salir de allí en los días de tu vida 🙈

Y ya no hablemos si esto mismo te pasa con alguien de la familia…porque entonces el error adquiere dimensiones de tragedia griega.

Estoy segura de que se te ocurren muchas más situaciones de Tierra, trágame. Te agradecería infinito que hicieras tu pequeña contribución al bien de la humanidad compartiéndolas en los comentarios.

Igual así aprendemos a evitar alguna en pos de la convivencia y la prevención de males mayores.

Y la pregunta ahora sería: «¿Qué hacemos una vez que hemos metido la pata hasta el garganchón?».

Pues poco se puede hacer más que pedir sinceras disculpas y esperar que el afectado sea una persona de natural bondadosa, que no tenga la piel demasiado fina y pueda otorgarnos su perdón.

Porque la persona que más te va a juzgar y castigar no va a ser la ofendida, sino tú misma.

Que nos gusta fustigarnos ¿eh?

Le damos vueltas y vueltas a lo sucedido, nos culpamos, nos insultamos (sí, sí, nos ponemos de idiotas para arriba). Y nos cuesta un horror aceptar que somos humanos y que castigándonos no vamos a resolver nada.

Lo hecho, hecho está, y cuanto antes aceptemos que eso no se puede cambiar y que todos cometemos errores, antes nos liberaremos.

Si esto mismo lo hubiera hecho o le hubiera pasado a un buen amigo ¿qué le habrías dicho?.

Contesta y ya verás cómo te sorprendes…porque somos infinitamente más duros con nosotros mismos que con los demás. Ya sabes, somos nuestro peor enemigo.

Y no es justo porque la vida se trata de aprender también de los errores. Así que mímate un poquito más y relájate, que si los demás no son perfectos, tú tampoco 😉

¿Te animas a probar y me cuentas??? 🤗

¡Feliz día despeinad@! 😍😍😍

PD. Si te ha gustado ¿me dejas un comentario? 

También puedes suscribirte o seguirme para no perderte ninguno de mis posts.

Últimos Posts

20 Comments Hide Comments

Ja, ja a mi también me han hecho alguna vez la tímida pregunta. Sobre todo cuando me deje llevar por la comida me lo preguntaron en varias ocasiones, y a mi también se me ha escapado en alguna ocasión. Besicos guapa😁

¡Hola!
¿Sabés cuál es la mejor parte de preguntarle a alguien (que no está embarazada) si lo está?
¡Que no lo hacés más!
No volvés a preguntárselo a nadie directamente :/
Lo aprendí después de decirle a una conocida que no veía hacía un tiempo "pensé que ya habías tenido familia" y sí, el bebé ya había nacido.

Jajaja Carol tienes toda la razón del mundo…aunque espero que mi boca no vuelva a ir más rápido que mi cerebro nunca más! lo más curioso es que no es algo que me suela pasar, soy bastante prudente pero mira, nunca se puede decir de este agua no beberé. Un besico y gracias por comentar!

Jajaja…q bueno Gema, lo q me he reido.
A mi me han pasado las dos cosas, he metido la pata y la han metido conmigo.

Hace como un año me encontré con una excompañera de trabajo en el super ( sección congelados ), y de verdad, para mi tenía toda la pinta de estar embarazada, y le pregunté a la vez q le tocaba la barriga ¿ estas embarazada ? Por supuesto me dijo un rotundo NO, casi me muero, me quedé como la sección en la q estábamos, congelada.Jamás le había hecho a nadie esta pregunta aunque me pareciese q lo estaba.

Y conmigo metió la pata otra excompañera de trabajo que me hizo la fatal pregunta, a lo q yo le respondí " no, me he engordado ", pero chica, ella se quedó mas ancha q larga, no se inmutó ni un poquitín, es mas, me dijo " ya me extrañaba q no me lo hubieras contado ". MATAME CAMIÓN

Bueno Berti, conociéndote a ti me habría encantado estar delante en cualquiera de las dos situaciones y nos habríamos reído un rato. Pero para mí de las tuyas la mejor es la del beso involuntario en la oreja…¿cómo no nos cuentas esa??? jajajajaja

Me encanta leerte Gema! Pues vaya que tengo miles de situaciones de trágame tierra! La más recurrente, el error de chat en el WhatsApp, que de repente un cliente me está volviendo loca y se me ocurre quejarme amargamente y con un florido lenguaje con mi familia o amigos cuando veo que el mensaje salió para el chat equivocado 🙀 No debo ser la única porque ya WhatsApp tiene una función para borrar los mensajes, en fin, no queda otra más que pedir disculpas y aguantar uno que otro bloqueo 😝

Ay sí Emmy, anda que no! si yo contara una que me pasó…no fue a mayores pero se podía haber liado muy gorda! Un día si me animo la cuento pero igual mi vida corre peligro jajaja.

Pues efectivamente es una meteduradepata muy común. Una gorda descomunal Jajajaj la metió mi dependienta ( nos partimos cada vez que nos acordamos ) . Un día en la tienda , una clienta ( a la que nunca mas hemos vuelto a ver 🙊) se “ sirvió “ ella misma un jarabe drenante , pues bien , cuando se dirigió a la caja a pagar ,le pregunta si “ va bien “, Adelaida , toda eficiente le informa que ese jarabe efectivamente es estupendo, pero que está contraindicado en el embarazo 🤰🏻…. creo que no es necesario que te cuente el resto 😂😂😂😂😂 Como te decía , no volvimos a ver a la señora .

Me imagino la escena Mauri…¡y la pobre Adelaida!. De todas formas que la gente que vaya a tu tienda sea preferiblemente gente con buen humor chica, que la vida está pá reírse!

Jajaja Gema, esa frase es mia!! Y si no la has puesto por mi.. lo cierto es que la repito muchas veces. Me acuerdo una vez que me fuí a hacer radiografías y cuando ya estaba en el cuartito donde te desnudas me dice la enfermera perdona pero si estas embarazada no puedes hacerte la radiografía!! y por supuesto yo le dije "no estoy embarazada, solo estoy gorda!" y se metió para dentro no muy convencida…

Cris, pues no iba por ti pero ahora que lo comentas creo recordar que me lo habías contado jajaja. Así que esta situación es muy frecuente por lo que veo…😂😂😂

Jajajajaja, madre mía, si yo te contara… Lo pasamos peor las metepatas reincidentes (como yo) que los receptores de presuntos agravios. Mira, sin ir más lejos (ya me he venido arriba, y por qué no compartir con el gran público mi último tierratrágame). Te pongo en situación, es verano, estás con la regla, pero hace calor y apetece terraceo, hasta aquí todo normal. Bajas con tu cuchipandi a tomar algo, toda mona y peripuesta: faldita, tacones (tacones no llevaba, pero queda cuqui ponerlo). Juegas al tetris para acomodar a cada churumbel cerca de su progenitor/a pero también al lado de su superamiguísimo del día (ya sabes cómo cambian en cuestión de minutos), resumiendo, un caos. Ya acomodada en la comodísima y calentita silla que te va a dejar los muslos y el culo pixelado. Te tomas la primera caña, te vas relajando, los niños alborotan, pero te da un poco igual… Y de pronto "esa sensación" en los bajos… Ay, madre, ¿me sudan las ingles, estoy manchando (no sé cómo poner finamente lamparón de sangre) o sufro pérdidas de orina como Concha Velasco? (que las sufro). Así, que muy discreta yo, cojo una toallita del bolso (esos bolsos de madre) y procedo a la comprobación cromática. Tampoco es que me recreara en el asunto, pero… vaya por Dios! justo pasó el padre de un compicole de mi hijo frente a mí (relajada, concentrada, espatarrada y moviendo la mano debajo de la falda) Y por si no quedaba claro que me había visto, se acerca a saludar a Pablo, preguntarme qué tal el verano… Con su mujer no tengo mucha confianza, pero hablándolo con otra mami de la guarde (no lo dejaba de dar vueltas, ya ves tú la tontería, ¿qué va a pensar el hombre, que me estoy tocando en una terraza con niños?). Me dijo que seguramente ni se dio cuenta, de haber sido así, no se hubiera acercado a interrumpir. jajajaja. ¿Tú qué opinas?

Jajaja ay Virgina, me muero contigo!!! Esa si que es situación embarazosa, imagino que no recuerdas para nada lo que te dijo el buen hombre porque a la vez estabas pensando en todo lo demás….propongo un post para tu blog sobre situaciones tierratrágame de mamis, ¿qué te parece? 😉

A mí no me hablaba, jajajaja. Se dirigía a Pableras, "¿qué tal las vacaciones? ¿tienes ganas de empezar el cole?…" Aunque claro,tenía que responder yo, que el enano estaba megaconcentrado mirando una excavadora. (Y yo sin saber qué hacer, dejar la toallita bajo la falda y sacar la mano, seguir como si nada…) Te juro que ni me miraba, el buen hombre.

Me parece estupendo, es más, podríamos crear una encuesta, un evento… o alguna movida de FB. Para ir reuniendo mamis metepatas, anécdotas… Y publicar un recopilatorio "a medias" (enlazando con un continúa leyendo entre nuestros blogs). Podemos hasta incluir votaciones y publicar memes con las situaciones más bochornosas ,divertidas, memorables (y si alguna está documentada con imágenes o testigos gana un diploma o una insignia). Por categorías, así hay más premiadas (que eso anima). Ya estoy desvariando, cierro el comentario que ya me visualizo entregando los premios en una gala. 😉

Ostras pues es buena idea eh? Pero para eso hace falta encontrar más despeinadas como nosotras a las que se les vaya un poco la olla también…jaja. Bueno o no hace falta, también nos sirve gente normal que ya le daremos forma nosotras a nuestra manera a las anécdotas 😂. Eso sí, en la entrega de premios las dos eh??? jajaja

Escribe tu comentario