Tu actitud depende de ti

Tu actitud depende de ti

Tengo un mal dormir. No de esos que te vas a la cama y ves las horas del reloj pasar sin coger el sueño, y ni contando ovejitas consigues quedarte frita.

No, no. Mi mal dormir es de los que te despiertas tropecientas veces por la noche. Que pasa una mosca y te desvelas. Que corre un poquico más de aire de lo normal y ya tienes el ojo como un lucero, vamos 😳

Así que no descanso bien. Y entre eso, y que sueño como si mi cabeza fuera Netflix retransmitiendo en streaming a todas horas y sin pausa…pues me levanto muchos días agotadica ya.

¿Te he contado alguna vez que yo sueño con casi todo y casi todos? Tú dame un personaje famoso, que habré soñado con él en algún momento de mi vida (que sea de actualidad por favor, no me vayas a nombrar a Cantinflas).

Brad Pitt, Ricky Martin, Marc Márquez… ninguno se me resiste (tonta tampoco soy, un poco de casting debe hacer mi inconsciente).

Ahora, también puede ocurrir que sueñe en un momento dado con el payaso de IT, y eso ya no es tan divertido, claro.

Recuerdo que, cuando era teenager, me dio una temporada por soñar con George Michael repetidas veces.

Para los más jovenzanos que tengan en su retina sus últimos años, os tengo que contar que, verlo cantar y mover las caderas en mi época era de lo más sexy. Luego, como les pasa a muchos, vinieron tiempos peores, pero en su momento era sexy a más no poder.

Volviendo al tema de mi sueño ligero. Hace unos años tuvimos un vecino en el piso de arriba que roncaba.

Que tú dirás, vaya novedad, pues como el 90% de la población.

Ya, pero no a esos decibelios. Que estuve a punto de llamar a la policía para hicieran una medición para ver si superaba el límite de ruido permitido. Que aquello no era ni medio normal.

Con decirte que yo no podía dormir ni con tapones. Sí, sí, tú ríete, que yo sé que suena broma. Pero fue un tema muy serio, que yo estaba desesperada 😢

Encima el muy ***** se acostaba muy temprano, así que la serenata empezaba mucho antes de que yo me fuera a la cama y no había manera de pillarle la vuelta para poder dormir al menos unas horitas.

La mitad de las noches me tenía que ir al salón para poder conciliar el sueño. Si hasta fui al médico para preguntarle si existían tapones especiales para este tipo de situaciones extremas.

Soy consciente de que esto sueña a coña y de hecho, cada vez que contaba mi tragedia a lo dramaqueen a cualquiera de mis amigos, ellos se descojonaban. Qué poca empatía, de verdad. Con lo mal que lo pasé.

Porque claro, no es como cuando un vecino hace ruido o tiene la música muy alta, que subes y le llamas la atención.

Pero con él, ¿qué podía hacer?

¿Subir y decirle que hiciera el favor de roncar más bajito?

¿Que se cambiara a otra habitación?

¿QUE TUVIERA LA AMABILIDAD DE IRSE A DORMIR DEBAJO DEL PUENTE A LAS AFUERAS DEL PUEBLO Y DEJARA DORMIR A LA GENTE DE UNA SANTA VEZ, HOMBRE YA?

Bueno, pues esta situación surrealista, a la par que dramática, duró un par de años, en los que mi salud física, mental y emocional, sufrió un deterioro considerable (ahora lo entiendes todo ¿no?, alguna explicación tenía que tener mi enajenación mental 😂😂😂 )

¿Qué sucedió para que aquello terminara?, te preguntarás.

Pues que el susodicho, finalmente, se mudó. Gracias a Dios, a la Virgen, y a todos los santitos del mundo mundial, que se apiadaron de mí en algún momento.

Que debieron decir:

“Esta pobrecica ya está suficientemente majara, podría resultar peligrosa”

Vamos, que lo hicieron por mi bien y el de la humanidad en general. Y lo mandaron a escaparrar. Y qué bien escaparrado, oye.

¿Y por qué me desquiciaba tanto esa situación? Porque se escapaba a mi control.

Y es que no, no podemos controlarlo todo en esta vida. Y te lo dice una controladora de pro. Lo que viene siendo un 8 en el eneagrama, vamos.

Por eso es tan importante aprender a relajar y soltar. Que a veces parecemos las super tacañonas, agarrando todo como si fuera nuestro tesoooorooooo, que diría Gollum.

En algunas situaciones podremos apartarnos o tomar decisiones para cambiarlas.

Pero siempre habrá otras que simplemente tendremos que aceptar. Y decidir con qué actitud las afrontamos. Y la actitud, solo depende de ti.

¿Qué actitud eliges para tu día hoy? 😉

¡Feliz día despeinad@! 🤗

PD: Si te apetece comentar algo me encantará leerlo!

Últimos Posts

6 Comments Hide Comments

Son exactamente las 04:00 de la mañana y aquí estoy leyéndote sin saber antes de que Iba el post. Vamos, que me pasa también lo de quedarme desvelada 🤣🤣🤣. Truco que me funciona: contar desde cincuenta hacia atrás. Creo que nunca he llegado a 25. Me vino la idea de usar eso en clase de yoga, hacíamos visualización y 100% de las veces me he quedado dormida 😴 y he sido yo tu vecino🤣🤣🤣

Sí sí, lo de la visualización está muy bien, yo utilizo la técnica de centrarme en la respiración…pero solo me funciona si estoy sola, si tengo a alguien roncando me desquicio y ni respiración ni leches jajaja.

Ja ja no me habías contado nunca está anécdota. Yo que con los ronquidos me cuesta tanto dormir….que paciencia tuviste querida. Y si en esta vida casi todo es cuestión de actitud. Pero importante es también mantenerla, cuando alguien te toca la moral. Me encanta el sentido del humor que le pones a todo. Es una de tus estupendas virtudes. No cambies nunca 🤗 al menos en este aspecto. 😘😘

Gracias guapa, ya sé que compartimos el problema con los ronquidos jaja. Y no pensaba cambiar, que el humor hace la vida mucho mejor! Un besazo!

Y tanto! Si entendiéramos que no somos nuestros pensamientos seríamos mucho más felices!
Gracias por comentar :p

Escribe tu comentario