Welcome New Year!

Welcome New Year!

Pues nada, que tontín tonteando nos hemos plantado en fin de año y ya estamos a puntito de entonar el:

WELCOME NEW YEAR!

Parece que fue ayer cuando redactaba la lista de propósitos para este 2018.

¿Los habré cumplido todos? Pues efectivamente, la probabilidad de que eso haya ocurrido es exactamente de….¡cero pelotero!!!

Porque nos ponemos muy chulicos, muy echaos p’alante, que si de este año no pasa, que si yo cuando empiezo algo lo termino, que si me voy a hacer un planning y no me lo salto ni un día, hombre por Dios, ¡palabrita del niño Jesús!.

Que sí, que sí, que a fin de año parece que nos ponen pilas a todos y cogemos más impulso que el conejito de Duracell.

Y luego a la hora de la verdad…naranjas de la china.

(Por cierto, ¿alguien sabe el origen de esta expresión? ¿Es acaso China productora naranjil a espuertas? La duda me corroe….siempre será bienvenida cualquier aportación. Pero con conocimiento y un poquico de sentido por favor, que nos conocemos).

En fin, dicen que para muestra lo mejor es un botón, y mi botón en este caso va a ser un checklist de mis propósitos del año pasado para comprobar cuántos se han quedado en el camino:

1- Dejar de enfurruñarme cada vez que sopla el cierzo en Zaragoza y me despeina, que para algo soy la presidenta del club de l@s despeinad@s

Mmmm….pues que quieres que te diga, sigo sin conseguir encariñarme con el amigo cierzo. Pero no es él, soy yo, que no he puesto de mi parte la verdad. Venga, va, a ver si para el 2019 lo consigo.

2 – Retomar el ejercicio físico, que aunque una se conserva bien, la flacidez amenaza con invadir zonas que antes no había conquistado y se echan de menos esas carnes prietas y en forma.

Esto sí, hombreeeee. No solo he sido constante moviendo el esqueleto en mis clases de zumba sino que me impuse la rutina de salir todos los días tempranito a caminar rápido durante una hora.

Ilusa de mí, pensé que había descubierto América acuñando el término de «fast walking» (para más datos ver el post Mens sana in corpore sano), hasta que mi erudito hermano me hundió en la miseria informándome de que eso del fast walking ya lo hacía nuestro ilustrísimo señor presidente, Mr. Rajoy,…qué bajón, madre mía 🤦‍♀

3- Bajarme de la autoexigencia y el control, y subirme a la flexibilidad y la posibilidad de cometer fallos.

Algo de esto he conseguido…fallos a tutiplén por supuesto. Pero no me he flagelados por ellos. Bien por mí, olé yo!!!

4- Aumentar la frecuencia de esos cafecitos con viejos amigos que tanto alimentan el corazón y el alma, y cultivar nuevas y sorprendentes amistades que van entrando en mi vida haciéndola más apasionante.

Uy, esto a mogollón! Aún tengo que aumentar frecuencia y ampliar alcance a buenos amigos, pero ¡cómo ha mejorado la cosa!. Si hasta me he dado el placer de un viajecito con mi gran amiga Ruth, después de 14 años! 😊

Y en cuanto a nuevas amistades..pues que te voy a contar. Que no han parado de aparecer personas en mi camino que lo van enriqueciendo.

Las últimas, mis compis de La Colaboradora, un proyecto creado para que nuevos emprendedores como yo podamos conocernos, apoyarnos, colaborar y compartir conocimientos pero sobretodo risas, muchas risas y alegría.

Gente maravillosa unida por la emoción de ir a por lo que nos apasiona.

Cada uno de su padre y de su madre eso sí. Desde la tía Lucía hasta el documentalista de la camisa de flores, pasando por el chico «no socks», la chica del agujero negro o la que necesita dos sillas para sentarse, una para cada nalga como dice ella que es muy «fisna».

Una experiencia única que me llevo de este 2018 y que por suerte continuará en 2019. Porque este grupo va a ser como la pandilla de Verano Azul, y ¡no nos moverán!.

5- Tomarme en serio el senderismo como actividad recurrente.

NO COMMENTS. PASO PALABRA. NEXT POINT PLEASE.

6- Mirar más con el corazón prestando atención a los detalles del día a día para disfrutar el hoy y no perderme ni un segundo del maravilloso viaje de la vida.

Intentándolo me hallo. Sigue siendo complicado ponerlo en práctica en el barullo diario pero merece la pena, así que en el 2019 le pondré aún más ganas!

Y a ti te deseo que este año nuevo venga cargadito de emoción, de cambios apasionantes, de nuevas ilusiones, nuevos comienzos y momentos inesperadamente maravillosos.

Y sobretodo te deseo:

QUE NO SE TE PASE LA VIDA

Que la disfrutes minuto a minuto, día a día, que lo importante sea realmente lo importante y que vivas con intensidad.

Que ayer era enero y mira donde estamos hoy….yo concretamente a puntito de que me toque la lotería. Sí, sí, esa que no he comprado 😂😂😂

Si detectas que no doy señales de vida en unos días no preocuparse…las Bahamas o las Islas Mauricio me habrán abducido pero volveré.

¡¡FELIZ NAVIDAD y FELIZ AÑO NUEVO DESPEINAD@!!

Nos leemos en el 2019 😉

PD: Si te apetece comentar algo me encantará leerlo! 😀

Últimos Posts

10 Comments Hide Comments

Me encanta leerte, primero por lo bien que escribes, y luego por el chute de entusiasmo y ganas de vivir en positivo.
Feliz Navidad y feliz 2019!!!. Un beso enorme.
Yoli. ��

Jaja, pues del origen de la frasecita, ni idea… Es curioso, ¿porque nos pasará eso de proponernos tantas cosas a primeros de año? Veo que al final algunas sí has cumplido. ¡Bien por ti!
¡Feliz Navidad y año 2019!!
Besos

Alguien me mandó por wassap el origen:
"antiguamente la gente no creía que fuera posible traer naranjas en buen estado desde un país tan lejano como China (aunque aquella región sea, de hecho, de donde proceden originariamente las distintas especies de cítricos que cultivamos en nuestras tierras, como es el caso de nuestra querida naranja). Por ello, cuando algún frutero afirmaba que las naranjas que vendía procedían de aquel remoto país, la gente se lo tomaba como una invención, fruto de la fantasía y del afán comercial del individuo, pero algo evidentemente imposible (para los medios de transporte de aquella época, claro).

Ahí la tienes por curiosidad jaja. Feliz 2019! 😘

Genial!!!!! Pues si, hay que vivir el ahora, no perdernos pensando en el futuro dejando pasar esto, lo que tienes en frente. Planificar está muy bien para organizarnos , pero tienes la razón, no podemos ir de chulitos y luego de masoquistas dándonos duro jejejeje así no se puede. El 2019 seguro que nos vendrá que ni pintao!!

Muchas gracias Fran! Pues claro que sí, nuevos objetivos y a por ellos! Y a tomar decisiones con el corazón puesto en nuestra misión…😉😘

Escribe tu comentario