¿Y si te atreves?

¿Y si te atreves?

 
 
 

Solo de imaginar obras en casa de nuevo me entran los temblores de la muerte ¡buff! (Te remito a mi post Mis circunstancias y yo, entenderás de lo que hablo).

Pues resulta que, el agua que sale del grifo de la ducha tiene vida propia, y no sale a la temperatura que tú eliges, sino a la que él le va bien en ese momento. O sea, tú la pones a tope de caliente y te abrasas. Pero en dos segundos viaja al Polo Norte y te hielas.

Tú intentas encontrar el punto medio claro. Incluso llegas a pensar que lo has conseguido cuando aguanta dos segundos con la temperatura perfecta.

Te las prometes muy felices y cuando menos te lo esperas…

Tienes que dar un salto a un lado para que no te alcance el chorro de agua a bajo cero, lo cual teniendo en cuenta el tamaño diminuto de mi ducha, significa arrinconarte contra la pared cual animal agazapado. Y en pelotas, para más inri…😨

Yo intento encontrar la parte positiva del tema. ¿No dicen que es tan bueno para el cuerpo ducharse con agua caliente primero y luego terminar con agua fría? Pues ahí lo tienes, automático, oye.

Y cuando sales se ha creado allí un vapor concentrado que ni Londres en un día de niebla. Así que hala, añádele sesión de baño turco by the face.

No sé si serás de los que les gusta ir de balneario de vez en cuando, a desconectar, a que te estiren todo lo estirable o a darte el capricho de un finde relajante sin más.

Tengo que reconocer que a mí me gustan bastante la verdad. Sobre todo aquello de meterte en una piscina a 45º… ¡gloria bendita! 😍

Eso sí, lo de la piscina de agua helada a temperaturas inhumanas que conforme vas introduciendo tu cuerpo serrano parece que se te están clavando puñales….eso ya no lo llevo tan bien.

Porque a mí dame calor que te aguanto lo que sea. No sé si te había comentado que yo el frío lo llevo muy mal…y ahora tú me contestas:

«Pues sí, unos dos millones de veces, cansina, más que cansina»

Qué le voy a hacer, si es que me acobardo mucho, que en invierno parezco un pajarico cuando voy por la calle, me voy encogiendo cada vez más y aprieto el paso a la velocidad máxima alcanzable por mi anatomía.

Que mi marido me dice:

«¿Pero es que tienes prisa?”

Prisa no cariño, lo que tengo es un frío del carajo ❄❄❄

Por eso, la sauna es mi lugar favorito de un spa. Soy feliz, podría aguantar lo que me echen. De hecho, me he llegado a quedar dormida en una sauna. Menos mal que he despertado antes de perecer cual pollo asado.

Y luego están las piscinas de chorros varios. Al principio quieres probar todos y dependiendo de la afluencia de público que haya se produce cierto estrés, porque entras en modo vigilante para ver cuando se queda uno libre y nadar lo más rápido posible hacia él, antes de que alguien te lo quite.

Y total, que más de una vez me he arrepentido de tanta ansia. Porque vamos a reconocerlo: algunos tienen muuuuyyyy mala leche, que te da el chorro de agua que parece que te está dando una paliza, hombre ya.

Que tú aguantas ahí porque queda fatal irte a la primera de cambio después de haber hecho dos ahogadillas, haber pegado una patada, y haber sacado un ojo para conseguir ponerte debajo. Pero eso no hay ser humano que lo resista. Y así terminas, baldada, con agujetas en la espalda, pero habiendo aguantado 5 minutos como una campeona sufriendo la tortura 💪

Por dignidad. Por pundonor. Por vergüenza.

Y por webs vaya.

Cuántas tonterías se llegan a hacer por culpa de la famosa frase de:

¿A qué no hay…..?

Y haberlos, haylos. Y como todo, a veces esto puede ser un desastre de consecuencias incalculables. Pero otras veces puede ser el empujón que te hace falta.

Porque a veces estás en ese punto en el que sabes que debes tomar una decisión, pero no das el paso.

O necesitas que alguien te confirme que ese es el camino correcto.

O el momento adecuado.

Pero la verdad es que solo puedes decidir hacer algo porque eres el único responsable de tu vida.

Te lanzo una pregunta: ¿está en tus manos cambiar eso que no te gusta?

Si la respuesta es no, siempre podrás cambiar tu actitud. Pero si la respuesta es SÍ…. ¿a qué esperas?

Nadie lo va a hacer por ti.

¿Y SI TE ATREVES?

Aquí estoy yo para darte ese empujón virtual…o esa patada en el culo, lo que más te impulse 😜

Y si no te sirve virtual, ¡quedamos y te la doy en persona!!!! 😂

¡Feliz día despeinad@!

PD: Si te ha gustado ¿me dejas un comentario? 😀

También puedes seguirme para no perderte ninguno de mis posts.

Últimos Posts

16 Comments Hide Comments

Me ha gustado mucho tu post.

Yo soy de agua hirviendo también, me encanta. De esa que te achicharra la piel, te empieza a cambiar de color y empiezas a pensar que con una salsita de naranja estarías riquísima jajajaja.

Lo de los Spas no son mi fuerte, lo de flotar en el agua cual alga se me hace un poco cansino, la verdad y no me suelo relajar mucho que digamos…..
Eso si, acabo rendida, así que imagino que el descanso llega después gracias al Spa.

https://similocuramedeja.blogspot.com/

¡Hola! Igual que yo, yo voy subiendo la temperatura conforme el calor me va pareciendo insuficiente hasta despellejarme jajaja, nunca me parece suficiente!

Y como ya decía yo, si te dedicas a ponerte debajo de los chorros más que descanso es una paliza…y luego toca descansar del descanso!!!!

Muchas gracias por comentar, un besito!

Ja ja qué divertida eres Gema. Me encanta tu humor y si es matutino y para afrontar el día mucho mejor. La reflexión también genial, el reto es conseguirlo.

¡Ay María Elisa, qué comentario tan bonito! 😍😍😍 Mis inconvenientes con el agua son solo un pequeño problema pero la parte positiva es que me dan ideas para escribir, así que bienvenidos jajaja. Muchísimas gracias por comentar, y saludos a tu bello país!

jaja..me he visto identificada !! temperaturas. .y situaciones ridículas. .!! que crak gemma me encanta como lo dices..nos sale la sonrisa sola😍😍😍

Si es que…al que no le pase algo así alguna vez en su vida que tire la primera piedra!Jajaja. Me alegro de provocar sonrisas, muchas gracias por tu comentario, un besazo! 😘

Jaja.. En la casa en la que estoy ahora no me pasa, pero en la de antes me sucedía exactamente lo mismo. Leyéndote me he sentido identificada, aunque por lo que cuentas mi baño era un poco menos "minimalista", aunque sin echar cohetes tampoco.
Besos

Jajaja entonces me entenderás perfectamente! Es que es entrar ya predispuesta a la ducha, que no te puedes relajar ni un momento oye…eso sí, buenísimo para la circulación!

Escribe tu comentario