Yes, you can!

Yes, you can!

Ayer tenía un evento muy especial para mí: presentaba mi libro, “Diario de una despeinada”, en la Casa del libro de mi ciudad.

Ah,  ¿que no te has enterado aún de que he escrito un libro?

WTF!!!! Can’t believe it!

Pero cómo puede ser, si me ha faltado hacer sonar las campanas del Pilar y encargar un bando municipal (o como se llamen) para anunciarlo a bombo y platillo, hombre, por Dios.

¡Qué exagerá!, dirás tú.

Pregunta a algunos de mis compañeros, que tienen la poca vergüenza de ir diciendo que estoy un poco pesadita con el tema…lo que hay que aguantar, si todo el mundo sabe que a discreción y quererpasardesapercibida no me gana nadie.

Pero ya que preguntas…pues sí.

HE ESCRITO UN LIBRO.

Es más, te dejo aquí la portada, e incluso, mira bien lo que te digo, el enlace, por si tienes que hacer algún regalo de Navidad y no sabes qué comprar. Te lo pongo facilísimo, haces ¡chas! en la imagen y aparezco a tu lado, como la canción de Alex y Cristina.

Bueno vale, no aparezco yo, que ya sé que te  hacía ilusión. Pero si quieres te lo firmo 😜

El caso es que, para esta gran ocasión, mi amiga Noelia se ofreció a hacerme la manicura con toda su buena intención.

Y yo, que soy un desastre para estas cosas, y creo que solo me la he hecho un par de veces en mi vida, acepté encantada el ofrecimiento, pensando en mi fandom y en que tenía que ofrecer la mejor imagen de mí misma. Y eso incluía mis uñas.

Así que, un rato antes del evento, acudí al centro de estética. Me las prometía muy felices pensando que aquello era coser y cantar, un poco de lima por aquí, un poco de recorte de cutículas por allá, un aquí te pillo aquí te mato de esmalte y finiquitado.

Claro, yo no contaba con la materia prima. O sea, el estado deplorable de mis uñas, abandonadas desde antes de la escritura del Antiguo Testamento.

Consecuencia: lo que debía ser un proceso corto e indoloro, se convirtió para mí en una tortura china.

Y no por culpa de Noelia, pobre mía, que puso todo el cariño y todo el cuidado del mundo.

Pero ahí fui consciente del porqué de mi falta de afición a estos menesteres. ¿Qué necesidad, madre mía?

Todos conocemos aquel famoso dicho de: «Para presumir, sufrir»

Y yo digo: ¡y una leche!

Si ya me conoces un poquito, sabrás que a lo largo de estos años he ido eliminando sufrimientos innecesarios. Hace poco te conté el de los parques de atracciones en mi post Lo confieso.

Pues ahora añado esta traumática experiencia a la lista y tacho otro sufrimiento totalmente evitable. No puedo prometer ni prometo que no lo vaya a probar en alguna otra ocasión de mi vida, si el fin justifica los medios. Pero también te digo, complicado lo veo.

Que aún están aullando mis doloridas cutículas….sensible que es una 😭

Eso sí, la que quiera sufrir para estar guapa que lo haga ¿eh? Que sarna con gusto no pica, ya se sabe.

Y siempre que se haga para una misma, porque te sientes bien, y porque lo disfrutas, no tengo un pero que poner.

Y si lo tengo me lo guardo, que nadie me ha pedido opinión.

Aunque hay que reconocer que, a veces, el complejo proceso de chapa y pintura, es más de cara a la galería, que para nosotras mismas ¿verdad mujeres mías?

Y ahí es cuando dejamos de ser naturales para crear otra imagen que pensamos que es más aceptable para los demás. A crear otro personaje.

Que yo soy la primera que me veo más mona con mi colorete, mi rimmel y mi antiojeras (un básico en mi día a día para no andar asustando al miedo).

Y que no le aconsejo a nadie verme recién levantada o recién llegada a casa cuando me desprendo de mi ropa de vestir y me calzo la de pordiosera… (eso sí, pordiosera conjuntada, que una cosa no quita la otra 😂😂😂 )

Pero ya sea en pijama y albornoz, en chándal, con la cara lavada o con vestido de pitiminí y maquillaje fashion, lo importante es sentirse siempre bien con una misma.

Saber quién eres independientemente del envoltorio, y transmitir tu esencia con tu personalidad, tu seguridad y tu actitud.

¿Te sientes capaz de hacerlo? Si crees que no, yo te digo:

YES , YOU CAN!

Date una oportunidad e inténtalo….¡y luego me lo cuentas! 😉

¡Feliz día despeinad@! 🤗

PD: Si te apetece comentar algo me encantará leerlo!

Últimos Posts

5 Comments Hide Comments

Buenas tardes,

Escogí su libro por casualidad, tras leer varios libros de novela negra. Estando estancada y aburrida en uno de ellos, me fijé en el suyo y ciertamente, le tengo que decir que "voy a comenzar a despeinarme", ja, ja. Le felicito por el libro, me ha hecho reír, mucho, mucho, y concienciarme de verdad de estas pequeñas situaciones, que hacemos un mundo y ver que es más usual de lo que cada una nos pensamos.

Está genial y creo sinceramente nos identificamos muchas de nosotras. De hecho, el libro pasará de mano en mano por mis amigas.

Me acabo de proponer como bien dices, salir del estancamiento, ese que mal acostumbramos a acompañar como "Es lo que hay". Casi me río, porque coincidiendo con el año nuevo, casi, bueno sin casi, completamente diría yo, suena a los objetivos que nos proponemos para próximo año, es decir, esos objetivos y retos que nos decimos que esta vez sí vamos a conseguirlo pero que finalmente siempre encontramos, no sé el motivo,( o tal vez sí….), excusas absurdas para justificarnos el no haber llevado a cabo eso que toreamos a voz en grito el día 31 de diciembre de cada año, ja, ja.

No me enrollo más. Sólo darle mi ENHORABUENA una vez más por el libro. Me encantaría poder leer en un futuro cercano, alguna historia desde la perspectiva de mujer en torno a los cuarenta o pasados, separadas y con niñ@s. Las situaciones son disparatadas , te tiras de los pelos y al mismo tiempo te partes de risa, pero no tienes momento para decir, encontraré de nuevo la ilusión? y si tienes ese momento, de manera inconsciente, te repites que no es posible, ahora no es el momento. En fin….. exactamente igual que en su libro pero con pequeños y asi adolescentes por medio.

Dicho esto, un verdadero placer haber podido disfrutar de este libro. MIL GRACIAS!!!!

Ayyy me acaba de venir al pensamiento en aquella parada del tranvía una mañana esas dos jovencicas que se habían comprado la paleta del primor y el iluminador..😂😂😂 y nosotras alucinando!!!

Jajaja, sí sí, no estamos nada puestas cuñada…si hubiéramos nacido en esta época otro gallo cantaría! 😂😂😂

Jajaja me meo!!!!!! Solo de recordarlo… Jajaja aunq te espero más veces por alli eh!!! Aunq sobre todo esta frase

"Saber quién eres independientemente del envoltorio, y transmitir tu esencia con tu personalidad, tu seguridad y tu actitud."

La pondría en grande para que la leyeran mucha gente de la que viene…
Nos vemos pronto muchos besos 😘😘

Bueno bueno…pasarme me pasaré, pero igual solo a verte! jajaja.
Puedes hacerte un vinilo con la frase…la verdad es que justamente allí donde tú estás vendría muy bien, tienes razón.
Un besazo amiga! 😘

Escribe tu comentario